Lecturas de octubre

Lecturas de octubre

Lo malo de leer para trabajar es que los textos académicos se comen la literatura de verdad. La universidad da por satisfecha la necesidad de lectura obligándote a consumir artículos y libros que dicen poco intentando decir mucho. La supervivencia en este caos repleto de refritos y plagios pasa por no olvidarse de que el aprendizaje está en la ficción y no en la pseudo-realidad docente.

Quizá por eso los profesores universitarios escribimos tan mal. Las únicas referencias son nuestros “pares” y la imaginación se burocratiza con las normas del “perfecto” trabajo académico.

El único modo para no morir es leer entre hueco y hueco. Mis lecturas de octubre fueron:

lobo.preview_0

Hola mi amor, yo soy el lobo” huele a Madrid, a infidelidad, a gente rica que se enamora de gente pobre, a desayuno que se quema y que se queda porque hay poco más que comer y tampoco se tienen más ganas.

 

 

TÚ, Cristina, durmiendo; yo, trabajando. Tú en misa con tus padres; yo, hecho pedazos. ¡Que desespero! Tan guapa tú, Cristina; yo, de chapero.
¡Ay, quien pudiera, amiga, ay, quién, amante, escapar de la calle del Almirante!.

delibes_rojo_600

La cultura audiovisual ha consumido parte de las emociones ligadas a la escritura. “Señora de rojo sobre fondo gris” es una  historiaza de amor y pérdida. Desde ahora lo nombro “libro de otoño”. Nada como llorárselo todo con Delibes.

 

 

 

la-carretera-9788483468685

Agónico. Desde la página 10 quería que  acabase. No por narrar una mala historia o estar mal escrito, si no por su relato incómodo. Recomendable solo si te gustaron “Ensayo sobre la ceguera” o “Intemperie” y estás en una buena época de tu vida.

 

 

9789507318108

El libro de anécdotas convertidas en relatos de Lemebel (escritor y activista LGTB chileno) ha supuesto un respiro tras la intensidad y la falta de aire de los libros anteriores. Útil para recordar a sus dos réplicas brasileña (Neil Matogrosso) y portuguesa (Antonio Variaçoes)

 

 

Maquetación 1

A veces una delicia de relato y a veces una novela poco creible. Una historia de amor distinta en la Lisboa durante la II Guerra Mundial y todo lo que se movía por las calles de la Baixa en esos días.

 

 

27875435

Mini-cuento con un Delibes típico de los de manuales de literatura de Secundaria. Castilla, río, niños supervivientes y un paisaje humano marcado por el paisaje físico.

 

 

001.muerte-de-un-viajanteLeer teatro me da pereza. Tengo la tendencia a representar la obra que leo en mi cabeza a medida que avanzo el libro y haciendo yo de todos los personajes. Un ejercicio esquizofrénico y agotador 🙂

Con “Muerte de un viajante” me ha pasado esto (pero menos). He podido disfrutar más la obra como espectador que como protagonista. Una gozada teniendo en cuenta lo mal actor que soy.